Cronologia

Search Our Site

Central Telefónica: (51-1) 7100-200

social

Prohíben la discriminación remunerativa - II

La Ley N° 30709, que prohíbe la discriminación remunerativa entre varones y mujeres, obliga a establecer cuadros de categorías y funciones que impidan cualquier posibilidad de discriminación remunerativa entre varones y mujeres. Exige también –al modificar el texto del artículo segundo de la Ley N° 26772– a que los empleadores informen a sus trabajadores respecto de la política salarial implementada al interior del centro de trabajo. En ambos casos, la amplitud en los términos de la norma en comentario muy probablemente requerirá de precisiones por la vía reglamentaria.

Singular atención merece el artículo tercero de la Ley Nº 30709, al establecer que “las remuneraciones que correspondan a cada categoría las fija el empleador sin discriminación”. El artículo citado hace mención a una verdad de Perogrullo, es responsabilidad del empleador fijar la política salarial y por obligación constitucional le es vedado incurrir en cualquier acto discriminatorio. Igualmente, no es del todo adecuado disponer, como lo hace el artículo quinto, que el empleador “garantiza” la compatibilidad de vida personal, familiar y laboral. No está en las facultades del empleador garantizar dicha compatibilidad. Pareciera que el legislador parte del supuesto de un mundo idílico que no es –ni por asomo– el actual, donde el apremio por un ingreso suficiente para cubrir las necesidades de subsistencia, en muchos casos hace que se dejen de lado los aspectos citados, postergando de alguna manera las actividades sociales y familiares.

La ley modifica el literal b) del artículo 30 de la Ley de Productividad, cuya redacción actual implicaría que la “reducción de la remuneración y de la categoría” son actos de hostilidad equiparables al despido. Se ha eliminado la palabra “inmotivada” del texto anterior, proscribiendo los acuerdos de rebaja válidos en casos determinados y derogando tácitamente la antigua Ley N° 9463. Más grave todavía, al reemplazarse la disyuntiva “o” por la conjuntiva “y”, la hostilidad solo se configuraría si la rebaja del sueldo va necesariamente de la mano con una degradación en la categoría.

 

Fuente: Diario El Peruano

Leído 162 veces

boton

¿ DUDAS ? CONSÚLTENOS
En DOGMA estamos para servirle, le responderemos sus dudas de Lunes a Viernes de 9:00am a 6:00pm. Gracias


¿ DUDAS ? CONSÚLTENOS